España Español English Russian Facebook
Travel Girls
  Login or Regístrate
Modules
· Home
· Archivo de Notícias
· Blog
· Buscar
· Comentarios
· Contacto
· Descargas
· Diario de Usuarios
· El Tiempo
· Enciclopedia
· Encuestas
· Enlaces
· España
· Estadística
· Export de notícias
· Famosa del día
· FAQ
· Google España
· Google Spain
· Libro de visitas
· Notícias
· Radio
· Reclamo
· Recomiéndenos
· sitemap
· Temas
· Top
· Tu Cuenta
· TV
· Usuarios
· WAP
· Webcams
España
·  España
·  Población de España
·  Educación en España
·  Cultura de España
·  Economía de España
·  Estado de España
·  Historia de España
·  El Flamenco
·  Regiones de España
·  Eurovisión España
·  Internet
·  Deporte de España
Advertising
Bride.Ru
Prehistoria





Los más viejos testimonios de la presencia del hombre en la península Ibérica son los restos antropológicos del yacimiento Gran Dolina de Atapuerca, en la provincia de Burgos, cuya antigüedad se remonta a casi un millón de años. Con ellos se inaugura la primera edad de la prehistoria, el paleolítico, en cuyas postrimerías se sitúa, por cierto, otra de las más brillantes manifestaciones hispánicas del cuaternario: el arte rupestre de los cazadores, tan bien ejemplificado en la cueva cántabra de Altamira. En torno al 5000 a.C. y en el marco de la cultura de la cerámica cardial del Mediterráneo occidental, arraigó el neolítico, teniendo lugar la aparición de la agricultura y la ganadería, así como otros avances técnicos, caso de la piedra pulimentada, el tejido o la alfarería. Dos milenios después, casi todo el solar ibérico fue escenario de una espectacular eclosión de dólmenes o sepulturas megalíticas, y hacia el 2500, en el seno de la civilización almeriense de Los Millares, ya incipientemente metalúrgica, se va a atestiguar el surgimiento de los primeros poblados estables, inclusive fortificados. Este sustrato indígena peninsular, que alcanza su madurez en el bronce pleno —cuando, por ejemplo, en el sureste se desenvuelve la cultura de El Argar—, adquirió en torno al año 1000 a.C. un carácter más cosmopolita como consecuencia, entre otros factores, de la pujanza del comercio atlántico, de la inyección demográfica de grupos invasores de origen centroeuropeo (como los pueblos de los Campos de Urnas, que llegaron atravesando los Pirineos) y, sobre todo, de la colonización del sur y del este peninsular por parte de comerciantes de origen semita, los fenicios, que aportaron a Occidente el conocimiento del hierro y de la escritura, así como la civilización urbana. Las poblaciones indígenas andaluzas y levantinas, ganadas por esta última influencia y en menor medida por el impacto colonial griego, se vieron inmersas desde el siglo VII a.C. en un proceso de orientalización que acabó forjando la cultura ibérica con la que contactaron cartagineses y romanos en las Guerras Púnicas. En el interior y en el norte de la península, por el contrario, se desenvolvieron pueblos prerromanos muy diferentes, celtíberos y celtas según las fuentes, en los que el influjo de la cultura de La Tène y la tradición continental de los Campos de Urnas jugaron un papel de mayor relevancia.

Prehistoria en la Península Ibérica

Primeros antepasados

La historia de la presencia humana en la península ibérica se remonta a unos 800.000 años, tras el descubrimiento de uno de los primeros antepasados de los seres humanos en el yacimiento de la Gran Dolina en Atapuerca, Burgos y al que se le ha bautizado como Homo antecessor. Además de en Atapuerca, se han encontrado restos en la península en Cúllar-Baza, en la provincia de Jaén y en la zona del río Manzanares en Madrid

Mucho más reciente es la presencia del hombre de Neanderthal, datando en unos 60.000 años sus primeros restos en Gibraltar. Hace 40.000 años aparecen los primeros restos en la península del Homo sapiens.

Las culturas más antiguas

Durante el Paleolítico Superior, hace unos 16.000 años, la cultura Magdaleniense estaba presente en Asturias, Cantabía y parte del País Vasco, cuya aportación más notable lo representan las pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira. Se data presencia en el norte que ocupaba desde el río Nalón hasta el pirineo occidental. También se encuentran asentamientos en lo que hoy es Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía occidental. Al Paleolítico Medio pertenecen las pinturas rupestres encontradas en la zona mediterránea de la península, fundamentalmente en lo que hoy es la provincia de Castellón y que están datadas hacia el año 10.000 aDC.

Hacia el 5500 aDC aparece en la península la cultura Campaniforme. En torno al 3700 aDC aparece la cultura megalítica, con presencia desde lo que sería hoy la zona de Almería, haciendo un semicírculo hasta el norte de España en el sentido de las agüjas del reloj. Aparece la agricultura y se reduce la actividad errante de las tribus.

Para la aparición de culturas que usan los metales debemos esperar en torno al año 3000 a 2500 aDC. Su distribución geográfica es mayor y se considera que la búsqueda de los metales trajo flujos migratorios importantes, destacando Los Millares en Almería, con una gran fortificación, y en el curso del río Tajo en la zona portuguesa actual. Será en la misma Almería donde se encontrará una cultura bien asentada, la agárica (que toma su nombre del río Agar), hacia el 1500 aDC con gran producción minera.

En cualquier caso, este periodo se caracteriza por apariciones y desapariciones de procesos culturales y tecnológicos con escaso impacto en el desarrollo ulterior del pueblo íbero y celta.

Colonización desde oriente

La costa peninsular oriental fue ocupada primero por los fenicios, aproximadamente hacia el 700 aDC. Fundan Gadir (Cadiz), Malaca (Málaga), y Abdera (Adra, en la actual provincia de Almería), llenando la costa mediterránea de factorías.

Los griegos se instalan más al norte de la costa, en Rhodes (Rosas) y Emporion (Ampúrias), en la actual zona de Cataluña.



Pueblos nativos

Es el momento en el que aparece Tartesos como civilización en el valle del Guadalquivir. Los datos históricos aportados por los griegos nos hablan de dos culturas presentes: celtas e iberos (llamados así por encontrarse cerca del río Ebro, al que llamaban Iber), unos al norte y otros al sur. Junto a estos convivían en la península los celtíberos en la zona central de la Meseta, con la capital en Numancia, lusitanos, galaicos, astures, cántabros y vascónes.









Copyright © por España Derechos Reservados.

Publicado en: 2005-08-29 (2059 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Bride.Ru
The Russian localization - project Rus-PhpNuke.com